lunes, 20 de febrero de 2017

La Regenta - Clarín

No pretendo analizar una novela que se lee en filología, solo comentar mi experiencia con ella.

Hace un año me leí Anna Karenina, contemporánea de La Regenta, y a la que le damos mucha más importancia en general. De hecho, incluimos en las listas de libros pendientes la novela rusa y menospreciamos a la española; y durante la lectura no he podido evitar compararlas, aunque tengan pocos puntos en común e innumerables diferencias.

La Regenta me ha resultado enrevesada, con muchas frases entre líneas. Hay mucho más escondido en ella de lo que parece a simple vista, y eso dificulta la lectura al lector, pues hay tanto en lo que fijarse que a veces se pregunta si se estará pasando algo.

La mayor diferencia (evidentemente) está en la sociedad: en La Regenta hay poca gente libre de pecado, es una crítica a una sociedad hipócrita, en la que todos participan para provocar "la desgracia" y luego se fingen escandalizados... ¡pero si la mitad de las mujeres que aparecen en la novela han cometido adulterio (al parecer)! ¡Y se deja caer que ha sido consentido y consumado!

Pero cuando la Ozores (la Regenta) comete "adulterio de palabra", todos pierden la cabeza.

Por si fuera poco la crítica a la sociedad hipócrita, el cura está enamorado de la Regenta (no descubro nada que no ponga en la contraportada) y se vuelve loco de celos. Es casi patético si lo lees fríamente, ver cómo hace todo para intentar separar a Ana Ozores de otros hombres que no sean él o su marido, al que se considera en todo momento como un pelele. Cosa que es cierta, es un hombre que no parece estár interesado en los placeres de la carne y que el único placer que tiene es el de irse al monte a cazar con un viejo amigo... además de que no se entera en ningún momento de lo que está pasando delante de sus narices, hace falta ser ingenuo. Manda narices que se sorprenda cuando su mujer busca fuera de casa lo que le falta dentro, y no hablo de sexo, hablo de palabras de amor, porque ni eso le da. Se comporta más como un padre que como un marido.

Otros personajes a comentar son las amigas Visita y Obdulia: con amigas como ellas... ¿quién necesita enemigas?
En los primeros capítulos desean la caída de la Regenta, y en el último la dejan caer. Entre medio se limitan a disfrutar del viaje. Realmente no soportan la adoración que Vetusta (Oviedo)  tiene a la Ozores, porque están convencidas de que es una mujer más, y de que caerá en la tentación como todas.

Y para terminar, unas líneas sobre Petra, la criada. Como dicen, para congraciarse con una casada, hay que hacerlo con la criada. No tiene (a mi parecer) excesivos motivos para "vengarse" de la Regenta, no parece ser una mala ama, lo único que tiene que hacer es cuidarla cada vez que se pone enferma (bueno, eso es casi siempre) y acompañarla a confesarse (sí, otra actividad de diario). Sin embargo Petra es el personaje que lo precipita todo, aunque lo único que hace es adelantar lo inevitable.

viernes, 3 de febrero de 2017

Irène - Pierre Lemaitre

Ayer por la noche  terminé el libro. Estuve varias horas sin poder dejar de mirar las líneas, totalmente absorta en los acontecimientos. Ahora entiendo el por qué de la fama de este escritor, que ya conocía por Vestido de novia y que se ha superado con creces.

La novela tiene un título diferente en la versión original. Diría que el único error es el cambio del nombre en la versión española, pues el que haya leído Vestido de novia ya sabrá la relación entre el libro y el título, así que siendo el título Irène... algo se imagina el lector sobre el final.

Es un mal menor, ya que para cuando se llega a la segunda parte del libro la narración ha cogido un ritmo tan endiablado que al lector poco le importa cómo se llame o deje de llamar, sino que lee frenéticamente como si así pudiera ayudar a los personajes a frenar al asesino.

Es una novela policiaca con tintes del género negro, diría que tiene más de lo segundo incluso. Describe con un realismo que puede parecer excesivo en los escenarios de los crímenes, que me han demostrado que no tengo tanta cultura en el género policiaco como pensaba, ya que no he reconocido las referencias a las novelas en las que se basaban los asesinatos, quizá tenga que marcarlas como pendientes.

Mis dos personajes favoritos, como no podría ser de otro modo han sido Camille y Louis, los dos personajes que han tenido más peso en la novela. Aunque el retrato que se hace de Camille puede no ser del todo real, tal y como se sugiere en la segunda parte de la novela y en el epílogo. Me pregunto si en el siguiente libro de la serie será un personaje totalmente atormentado, si se habrá vuelto oscuro... Como el resto de los libros están publicados, no tendré que esperar mucho para averiguarlo.

Creo que la maestría está en que conoces a todos los personajes desde el principio, que el asesino ha sido presentado aunque el lector no lo sepa, y conocerlo es un mazazo que deja al lector con la mirada fija en la frase que le ha hecho descubrirlo, mientras su mente ebulle pensando en cómo puede no haberlo pensado antes.

En definitiva, la primera parte es un paseo por el género, con la investigación más o menos estancada y conociendo los personajes; y la segunda parte impacta al lector hasta la última página, que se pregunta cómo puede estar pasando todo. En mi caso al terminarlo me quedé en shock durante 5 largos minutos, solo por eso pienso recomendarlo a todos mis conocidos.

Perdida - Gillian Flynn

No puedo decir mucho sobre este libro, no sin destripar parte del argumento. Así que empezaré por el principio.

Nos presentan a dos personajes ideales en horas bajas. Él es el atractivo chico de pueblo y ella la perfecta chica neoyorkina. Forman el matrimonio perfecto, en el que se dejan libertad para salir con sus respectivos amigos y protagonizan luego momentos románticos dignos de una película.

Al menos los primeros años de relación. Para cuando empieza la novela, el amor ha empezado a resquebrajarse desde antes de que perdieran sus trabajos, antes de que se mudaran al pueblo donde creció él. Así que cuando se descubre que ella ha desaparecido, que hay signos de lucha en casa y muchas evidencias que él no puede explicar, es lógico que la policía centre sus sospechas en el marido.

A partir de ahí entra en un juego de evidencias, de detalles para el lector, para que se plantee sus propias teorías y culpe o exculpe al principal sospechoso. El lector aunque no lo quiera, se ve arrastrado por las sospechas, al igual que le pasa a la hermana melliza de él, que confía ciegamente en su hermano, pero que conforme aparecen evidencias ya no sabe qué creer.

Hasta ahí la primera parte. Hasta ahí todo lo que se puede contar al que no ha leído la novela. A partir de aquí hay SPOILERS.







Vaya bofetada recibe el lector cuando descubre la verdad sobre "el crimen". Resulta rebuscado, rocambolesco, y sin embargo es ideal.
Da la vuelta completamente al juego y nos damos cuenta de que estamos delante de una sociópata de manual. Nos deja boquiabiertos cuando descubrimos que realmente no era acosada de joven, que simplemente armaba todos los indicios con paciencia y que luego se sentaba a verlos arder. Que todo formaba parte de los planes de una mente desequilibrada y acostumbrada a no perder.

Nos pone la piel de punta darnos cuenta de que ella es una persona capaz de autolesionarse y luego limpiarlo todo para simular un asesinato en su salón. Que ha escrito un diario falso con entradas en las que cuenta como es víctima de episodios de violencia y menosprecio por parte de su marido, y que ha creado pruebas, que incluso se ha autoenvenenado para "demostrar" la veracidad de sus historias si llegaba el momento.

Cuando descubrimos el pastel solo podemos pasar las páginas rápidamente, en esa carrera endiablada que se convierte la novela, para ver de qué lado de la red cae la pelota.

Incluso por un momento nos permitimos disfrutar de la justicia poética del cazador cazado cuando ella se ve encerrada en una prisión con todo tipo de lujos menos la libertad de dejarla cuando quiera. Poco podemos imaginarnos el final, absolutamente magnífico, cuando descubrimos que quizá él no esté cuerdo tampoco del todo... porque, ¿tenía alguna otra opción?

Expiación - Ian McEwan

Apenas leí la contraportada antes de empezar a leer, y sus primeras páginas me llevaron a Orgullo y prejuicio, libro con el que no tiene nada que ver, dicho sea también de paso.

Con unas largas descripciones, la primera parte del libro se me hizo eterna, solo salvándose la trama de la hermana mayor. Se me hizo largo y perezoso, seguramente porque emulaba las sensaciones que sentían los personajes en la finca en esos días calurosos de verano. Todos languidecían mientras esperaban la venida del hermano, personaje que esperaba que tuviera cierto protagonismo, pero me equivocaba por completo.

Incluso la trama que me interesaba me parecía un sinsentido por momentos (el de la fuente es increíble, cómo va a sentirse humillado el chico, vamos...), aunque en otros me provocó una carcajada la situación (la confusión de la carta es lo que menos me esperaba).

Así que me he dedicado a "odiar" a la protagonista, por sus acciones. Briony tiene 13 años, pero parece que tenga 8, la tratan como tal y ella no saca a nadie de su error. Está en una edad difícil, pero su prima la nínfula tiene una mentalidad casi adulta con solo 2 años más que Briony. Es la piedra de la novela, la que desencadena TODO lo que ocurre, perdida en su imaginación desbordante. Se imagina tantas historias que piensa que la realidad es tan solo una de ellas, y condena así a personajes inocentes.

No solo los condena, sino que parece no conocer las consecuencias de sus acciones, aunque pasen los años no ve el pasado en perspectiva; pero no es la única culpable. Es solo el dedo que señala, porque los adultos que la rodean son los que dictan la sentencia basándose solo en el testimonio de una niña de 13 años que cree haber visto algo que no fue.

En el resto de la novela se nos relatan los horrores de la guerra, de una forma bastante vívida, y la expiación de un personaje. Se deja el final abierto a conjeturas, y la mía es que esa expiación nunca sucedió.

Finales

Nunca escribo sobre novelas que formen parte de una saga, excepto si son la primera de la misma. Es porque creo que la gente la que aprecia realmente es la primera, la que le sorprende. Con el resto, como he leído por alguna parte, "disfrutamos de pasar el rato con personajes a los que ya conocemos. Perdonamos cualquier falta a la novela porque revive para nosotros a esos personajes que nos gustaron" Así que en navidades leí finales de saga, La legión perdida de Posteguillo y El laberinto de los espíritus de Zafón.

En la trilogía de Trajano (Posteguillo) nos econtramos una biografía novelada de uno de los mejores emperadores del imperio romano, al que pusieron por título "Optimus", algo así como "el más grande". Yo no lo conocía antes de descubrir la trilogía, y su historia me ha cautivado desde la primera hasta la última página. Lo más curioso, por decirlo de alguna manera, es que todas las ruinas que se conservan en la ciudad de Roma aparecen en esta trilogía, prácticamente se construyen mientras dura la acción. Hablo del Colosseo (Anfiteatro Flavio), Circo Máximo (aunque quede poco en pie) y el foro de Trajano, cuya columna tiene esculpidos los episodios que se narran.

Qué voy a decir de Carlos Ruiz Zafón y su Barcelona de La sombra del viento. El primer libro cayó en mis manos hará unos 8 años, y me ganó completamente con su narrativa. Sus descripciones de la Barcelona gótica me engancharon de alguna manera a la literatura "adulta", Cuando lo leí compartía estantería con los libros adolescentes del momento y lo recuerdo con cariño porque sin él quizá no habría cambiado de gustos literarios y habría seguido leyendo ese tipo de libros.
Me gustó más "El juego del Ángel", porque es mucho más trágico y oscuro. Hay frases de ese libro que siguen viniéndome a la mente de vez en cuando, aunque hace muchos años que lo leí. La historia del escritor me tuvo en vilo durante toda la novela, a pesar de que sospechara que nadie podía salvarle porque ni él mismo podía.
Las otras dos novelas, han sido los vises, la oportunidad de reencontrarme con las palabras del escritor, daba igual realmente las preguntas que respondieran, los personajes nuevos que aportaban. Realmente por lo que las he leído ha sido por recordar.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Crónica del pájaro que da cuerda - Haruki Murakami

Cuando aún me faltaban al menos 100 páginas para acabarlo, la palabra que me venía a la mente cada vez que pensaba en este libro era "desilusión". No ha sido mi lectura más agradable, no por los hechos narrados, sino porque no me he metido en el libro en (casi) ningún momento. Sin embargo (y sorprendentemente) me he quedado con un buen sabor de boca al terminarlo, porque esas últimas páginas sí que me han metido dentro de la acción e incluso me ha parecido coherente todo el final.

Me pregunto si habré abordado mal la novela, porque me la habían recomendado e incluso el autor habla de ella como su "obra más acabada". Si es así, prefiero y con mucho sus "obras inacabadas": Tokio blues me emocionó mucho, por decir una.

Estamos acostumbrados a sus personajes rotos, tan cotidianos que se vuelven extraños y raros. Pero con Okada no he sentido nada, me ha parecido un personaje irreal en las dos mitades de la novela: con mancha y sin ella.

Por contraponer, el personaje de May es para mi el más real, aunque sea un personaje extraño en circunstancias extrañas. Tiene un pasado tangible, no como el resto de los personajes; es el que más detalles da sobre su situación.

El resto de personajes son casi fantasmales, todos con algún don especial: Malta y Creta, Nutmeg y Cinnamon. Todos con su don que los diferencia del resto del mundo, todos sin hacer nada especial salvo ocultarle información a Okada.

La trama mezcla la realidad con el mundo onírico, como en otras de sus novelas, pero en esta no consigo mezclarlas, cada una está muy separada de la otra. También está lleno de interrogantes que deja sin resolver. A partir de aquí puede haber SPOILERS.


De hecho, menos mal que al final resuelve la desaparición del gato, porque el lector no encontrará respuesta a la primera llamada que recibe, ni al paradero de Kumiko, ni tiene nuevas noticias de Malta ni Creta (vamos, ni le explican para quién trabajaban ni qué pretendían)... Por eso me he quedado con el personaje de May, porque la vuelve a ver, hablan y ella no le oculta nada.
El tema de Creta y "la prostituta de la mente" también se me escapa, y el "don" del protagonista con la mancha para calmar "malestares provocados por un foco maligno en las personas" ya es algo que ni entiendo por qué le viene ni por qué se le va.

Normalmente no termino los libros de Murakami con tantos reproches, podría decirse que es la primera vez, supongo que me pusieron demasiado altas las expectativas.

lunes, 31 de octubre de 2016

Lugares oscuros - Gillian Flynn

No me he leído Perdida (todavía), pero mi madre hablaba tan bien de ese libro que cuando vi el nombre de la autora en los estantes de la librería no dudé y lo llevé a casa.

No me ha defraudado. Últimamente la novela negra no lo hace, así que me he abonado al género. Así he disfrutado la historia de una protagonista atípica, con más luces que sombras, todas excusadas por lo que ocurrió en el pasado, pero que me hacían preguntarme si de verdad eran perdonables. Esto me ha impedido conectar del todo con ella, pero no con el resto de personajes, con unas pautas más claras y una moral (o falta de ella) definida.

No he tragado al hermano de la protagonista en toda la novela, supongo que no me ha inspirado la más mínima confianza, y la madre no me ha parecido una madre coraje, que es como la pintaban ciertos personajes. Simplemente era un personaje superado por todas las circunstancias de su vida.

En definitiva puedo decir que la novela no defrauda.